miércoles, 18 de julio de 2012

La Enseñanza de Literatura.


Toda práctica de enseñanza literaria debe estar centrada en los aspectos de la comprensión lectora, en tanto apropiación de un objeto simbólico, y asumir que la literatura es una práctica estética compleja, es decir un objeto artístico con características específicas que lo constituyen como tal.

No si trabaja el mismo texto literario en la clase, tenemos que aplicarles textos diferentes. La necesidad de una constante actualización de saberes escolares sobre la literatura a partir de los paradigmas del conocimiento académicos, procesos de actualización que no estarían desgajados de sus respectivos contextos histórico-culturales. Esta situación de ausencia de un saber posible sobre la literatura y de caída en desprestigio de saberes anteriores exige intentar un nuevo recorrido que no iría de las teorías a las prácticas, es decir, de los saberes académicos legitimados a las prácticas escolares sino desde las necesidades de la práctica a la búsqueda de marcos de referencia en el campo teórico.
La elección del texto debe ser libre, con un menú adecuado y coherente, un tiempo de experimentación física, con incentivo para curiosidad, determinación y una orientación de la diversidad. Sin duda, diferentes textos para diferentes lectores.
La preparación anterior de la introducción de textos literarios debe caracterizarse por la conversación, una organización en grupos pequeños, con una orientación de tareas previas cómo; ¿Quién es el autor?, ¿Qué estoy leyendo? , ¿Dé qué si trata y cómo si cuenta?, hacer una muestra gratis, contar a los alumnos la historia como un chisme instigándolos.
Introducir la literatura extranjera en la enseñanza de E/ELE es difícil pero no imposible. Sólo tenemos que despertar el interese en la clase.