miércoles, 10 de octubre de 2012

Sugerencia para clase


APELLIDO Y APODO

En español, apellido es lo mismo que “sobrenome” en português, y el orden de registro legal es: el apellido paterno primero y el materno después. Por ejemplo, Nicolás Ramírez y Angela Pérez tienen una hija que se llama Lorena Ramírez Pérez. En cambio, el apodo significa lo mismo que “apelido” en português. Tiene relación con las características físicas o de personalidad de una persona.

Así nacen los apellidos
Durante el siglo X, la gente empeza a agregar ápodos a sus nombres de pila para: establecer procedencia de familia o geografia, indicar su comercio o trabajo, adoptar un animal, una planta, un aspecto geológico o un detalle físico, como una manera sencilla de estabelecer una identidad individual dentro de la comunidad. Algunas veces los apellidos se adquirían del próprio señor feudal en cuyas propiedades los indivíduos habían nacido y trabajado.


Estos nombres o ápodos eran heredados por la próxima generación e incluso también los adoptaran los parientes. Así, Francisco, el tuerto, Roberto, de Córdoba, y Pedro, el herrero, se convirtieron en Francisco Tuerto, Roberto Cordobés y Pedro Herrero. Aquí empezan los apellidos.
Los apellidos terminados en EZ, Z o IZ son propios de la Edad Media en territórios de Castilla, León, Navarra y Aragón ( la forma IZ es más aragonesa). Son apellidos patronímicos, o sea, formados en base al nombre del pater, el padre. Así, Martín, hijo de Sancho, sería Martín Sánchez, por ejemplo.


Desde la Edad Media, los apellidos identifican a las famílias y en muchos casos tienen asociado un escudo o blasón.
Fuente de investigación: home.att y celtiberia.net